Ana-y-Joe-bailando.jpg

Roma y el cine, un romance con historia (I)

Dicen los romanos que se necesitan cuatro vidas para llegar a conocer Roma y en nuestro caso no podríamos estar más de acuerdo. Por si no tienes tantas vidas, pero quieres seguir conociendo esta maravillosa ciudad, te invitamos a que nos acompañes en este recorrido por la Roma de Hollywood, la de las estrellas, la que nunca morirá porque siempre vivirá en nuestro recuerdo gracias a las películas.

El Síndrome Stendhal

Roma posee un decorado perfecto y caótico al mismo tiempo, no hay ninguna ruina tan majestuosa y especial. Con tan solo un paseo por sus calles ya empezamos a comprender el famoso síndrome acuñado por el autor francés Henri Beyle (más conocido como Stendhal), quien dio una primera descripción del fenómeno en el siglo XIX tras su visita a la basílica de la Santa Cruz en Florencia.

Sdendhal dijo sufrir todo tipo de síntomas tales como vértigo, confusión, temblor e incluso palpitaciones al descubrir todas aquellas bellas obras de arte, en un mismo lugar y en tan mayor número. Seguramente, los directores de las películas que hoy os traemos también debieron sentir algo parecido, ya que, gracias a ellos, hoy en día podemos disfrutar de estos filmes que nos transportan, una y otra vez, a la Ciudad Eterna.

Ana-y-Joe-en-el-mítico-Café-Rocca.jpg

Ana y Joe en el mítico Café Rocca (ahora desaparecido)

Vacanze romane

Hoy viajamos a los años 50 con Vacaciones en Roma, una película dirigida por William Wyler, director mundialmente conocido por ésta y otras producciones como Ben-Hur, Horizontes de grandeza o Cumbres borrascosas.

Durante una visita a Roma, Ana (interpretada por Audrey Hepburn), la joven princesa de un pequeño país centroeuropeo trata de eludir el protocolo y las obligaciones que implica, escapándose de palacio para visitar la ciudad de incógnito. Así conoce a Joe (Gregory Peck), un periodista americano que busca una exclusiva y finge desconocer la identidad de la princesa. La pareja vivirá unas jornadas inolvidables recorriendo la ciudad.

En el filme Roma no podía salir más bonita, ya que Wyler no quiso rodar en decorados sino en escenarios reales para así retratar una ciudad preciosa, que se convierte en la tercera protagonista. Roma, en blanco y negro, de día y de noche. Todo un estilo que sin duda estaba influenciado por la corriente cinematográfica más importante del momento, la nouvelle vague. 

Encuentro en el Foro…

La primera parada de nuestros protagonistas es muy cerca del Foro Romano. Ana descansa en un banco tras escapar de su casa y Joe decide recogerla para que pase la noche a salvo, sin saber de quien se trata.

Este Foro, como os contamos ya en post anteriores, era el verdadero corazón de la ciudad, ya que albergaba la vida pública y religiosa de la sociedad romana. Además, con la caída del Imperio el Foro quedó totalmente sepultado por el barro con las crecidas del río Tíber, lo que propició que se mantuviera en tan buenas condiciones.

Cabe destacar que el lugar donde exactamente descansa Ana es el Arco de Septimio Severo, un antiguo arco de triunfo que se encuentra en el extremo noroeste del Foro y que fue erigido en el año 203 para glorificar las victorias militares del emperador.

Ana-y-Joe-conversan-en-el-Foro.jpg Foro-Romano.jpg

Helado en las escalinatas

Continuando con nuestro tour cinematográfico, nos encontramos con la Piazza de Spagna (Plaza de España), en la que la princesa come uno de los típicos helados romanos mientras pasea por la emblemática escalinata. Aquí se encuentra con el periodista, que se ofrece para enseñarle la ciudad.

De esta plaza también hablamos, ya que se trata de uno de los lugares imprescindibles de la ciudad. En este enclave encontramos la Embajada de España, ante la Santa Sede (de aquí reside su denominación), la Fontana della Barcaccia y su famosa Scalinata della Trinitá, lugar en el que conversan Ana y Joe.

Joe-se-reencuentra-con-Ana.jpg Plaza-de-España.jpg

Un icónico viaje en motorino

Una de las escenas más icónica del filme tiene lugar en el Colosseo (Coliseo). Dentro los protagonistas conocen la historia del famoso monumento mientras recorren sus galerías y, fuera, disfrutan de un romántico paseo en Vespa bordeando las inmediaciones.

Como ya comentamos el Coliseo de Roma, también conocido como Anfiteatro Flavio y considerado Patrimonio Histórico de la Humanidad, se encuentra en el corazón de la capital de Italia. Esta construcción es considerada una de las más grandes obras de la arquitectura e ingeniería romanas y el anfiteatro más grande jamás construido en el mundo.

Ana-y-Joe-Coliseo.jpg Coliseo.jpg

¿Me dirás la verdad?

Por último, pero no por ello menos importante, nos quedamos con la famosa escena en la Bocca della Verità (Boca de la Verdad), donde el periodista decide gastarle una broma a nuestra protagonista haciéndole ver que, al meter la mano en la boca, ésta quedaba amputada.

Cabe destacar que la reacción de la actriz en esta escena es totalmente verídica, ya que Peck realiza su chanza sin previo aviso. Afortunadamente al director le encantó la espontánea escena y decidió añadirla a la película para dotarla de realismo.

Esta legendaria escultura de enormes dimensiones está dedicada al Dios del Mar, representado por un rostro masculino con barba, ojos, nariz y la boca perforados. Según cuenta la leyenda un marido, que desconfiaba de su mujer, la llevó ante la Boca della Verità para probar si le era infiel y la mujer, temerosa de la reacción, fingió un desmayo del que fue recogida por su amante. Tras lo sucedido, la esposa, juró que solo había estado entre los brazos de su marido y del hombre que acababa de recogerla.

Por esta y muchas otras leyendas podemos ver, cada día, miles de personas haciendo cola para fotografiarse con la mano dentro de esta curiosa escultura.

Ana-y-Joe-Boca-de-la-verdad.jpg Boca-de-la-verdad.jpg

Así terminamos nuestro tour por esta maravillosa película, esperamos que os haya gustado y si como nosotros sois unos cinéfilos empedernidos, no os perdáis nuestros futuros posts sobre famosos filmes ambientados en Roma.

Coliseo.jpg

El Coliseo o Anfiteatro Flavio

Por último, si queréis seguir Recorriendo Roma por los mismos sitios que nuestros protagonistas, apuntáos cuanto antes a nuestro tour del Coliseo, Foro Romano y Palatino. Si lo que buscáis es seguir los pasos de la princesa Ana, os recomendamos este tour personalizado por el centro de la ciudad. Y, si lo que queréis es vivir unas Vacaciones en Roma aún más realistas, no dudéis en contactarnos para realizar un planning personalizado en el que vivir una experiencia de lo más hollywoodiense.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. All fields are required.