Viajar a Roma con niños

Viajar a Roma con niños

La Ciudad Eterna, un lugar que hay que visitar al menos una vez en la vida. Pero, ¿es una ciudad para viajar en familia?. Si te estás planteando organizar un viaje con niños, no te pierdas este post en el que te vamos a contar qué hacer para viajar a Roma con niños.

¡Descubrirla con ellos o ellas merecerá la pena!

Si bien es cierto que Roma es una ciudad caótica y puede resultar complicada para viajar con niños, especialmente con los más pequeños y pequeñas, todo depende de la organización de vuestro viaje. Elegir los lugares que más pueden interesar a los “peques”, contratar visitas guiadas y actividades especiales para ellos o despertar su curiosidad por las maravillas romanas pueden ser las claves para que las vacaciones en familia se conviertan en un recuerdo inolvidable.

De modo que, te invitamos a leer los siguientes tips para saber qué hacer en Roma con niños:

Consejos para viajar a Roma con niños

Viajar a Roma con bebés:

Si te estás planteando viajar a Roma con un bebé, hay que tener en cuenta algunas cuestiones:

¿Es fácil moverse con carrito por la ciudad?

Realmente Roma no se caracteriza por su accesibilidad; el mal estado de las calles, de las aceras y de las carreteras pueden ser un handicap para los cochecitos, especialmente en los días de lluvia. Es por ello que recomendamos llevar también una mochila para aquellos lugares poco accesibles, esta opción será mucho más cómoda a la hora de visitar ciertos lugares como por ejemplo el Foro Romano.

¿A qué lugares se puede acceder con carrito?

Más allá de la accesibilidad de la ciudad, para moverse con un carrito de bebé también hay que tener en cuenta que en algunos lugares está prohibido su uso. Uno de ellos es la Basílica de San Pedro, aquí es obligatorio dejarlo en la consigna antes de entrar, y lo mismo ocurre en la Galería Borghese. Otro lugar en el que no se puede utilizar el carrito son las Catacumbas, ya que los estrechos pasillos subterráneos impiden la movilidad de estos.

No obstante, en otros lugares como los Museos Vaticanos es conveniente llevarlo ya que te permite realizar recorridos alternativos adaptados y, de esta forma, evitar las mareas de visitantes en algunas de sus salas y pasillos.

Asimismo, el Coliseo es otro de los monumentos en los que sí que puedes utilizarlo, pues hay incluso un ascensor para acceder a la segunda planta. Pero claro, si vas a continuar la visita por el Monte Palatino y el Foro Romano te lo desaconsejamos totalmente, como decíamos a principio del post, ya que es una zona arqueológica con pocos tramos de asfalto y muchos desniveles.

¿Qué conviene llevar desde casa?

Otro de los aspectos a tener en cuenta si vas a viajar con un bebé son los productos básicos que necesitarás durante tu estancia en Roma, como la comida y los pañales. Estos los puedes comprar en la ciudad, en cualquier supermercado, pero las marcas serán diferentes así como el precio, por tanto, lo más recomendable es comprarlo en tu país de origen para evitar sorpresas.

Viajar a Roma con niños a partir de 3 años:

Las necesidades cambian según la edad de los pequeños y pequeñas, por eso, si vas a viajar a Roma con niños mayores de 3 años te aconsejamos lo siguiente:

¿Qué visitas conviene escoger?

Seleccionar previamente las visitas más adecuadas para los niños y niñas dependiendo de la edad que tengan es muy importante, sobre todo cuando viajamos a una ciudad con tantos lugares para ver como es Roma. Por este motivo, te recomendamos buscar visitas guiadas exclusivas para niños en lugares y monumentos que puedan despertar su interés. Así evitarás que se aburran e impidan disfrutar de la visita a los más mayores.

Y no sólo eso, es importante saber qué lugares no son recomendables para visitar con los más “peques”, como por ejemplo los Museos Capitolinos. Estos son muy recomendables para los adultos, sin embargo, la visita dura dos horas (como mínimo) y los niños pequeños normalmente pierden el interés mucho antes. Otro lugar al que no te recomendamos asistir es la Cripta de los Capuchinos, pues está repleta de huesos humanos y la atmósfera provoca mal estar incluso en los adultos.

Pero, no te preocupes, en la Ciudad Eterna hay muchos lugares más que podrás visitar con ellos y ellas.

¿Cómo despertar su interés?

Despertar el interés de los niños por los lugares que se van a visitar es otro de los retos que se nos plantean en un viaje como este. En Roma es fácil hacerlo debido a la gran cantidad de atracciones turísticas que la ciudad nos ofrece. Una clave puede ser contarles lo que se va a visitar antes de hacerlo. El truco está en contarlo como si fuera un cuento o un relato épico; si les dices que en el Coliseo luchaban los gladiadores o que en el Circo Máximo se hacían carreras de caballos seguro que consigues despertar su curiosidad. Meterles de lleno en lugares e historias que además salen en las películas o en dibujos animados, como los míticos Astérix y Obélix, siempre funciona.

También puedes conseguir captar su atención comprándoles libros adaptados sobre el tema; cómics, cuentos o reconstrucciones de los monumentos de la ciudad. Estos últimos son muy interesantes para los más pequeños y pequeñas ya que muestran lo que se ve actualmente y el aspecto que tuvieron en la Antigüedad. Podrás encontrarlos en cualquier tienda de souvenirs o quiosco de prensa de Roma.

Y para finalizar, un recurso que nunca falla: los juegos. Puedes inventar algún pequeño juego mientras recorréis la ciudad. Te damos algunas ideas: contar las fuentes que hay en Roma, que son muchas, o invitarlos a descubrir como se bebe de los Nassone, es decir, de las pequeñas fuentes para beber agua potable y que encontraréis en cada esquina las calles romanas. O, desafiarlos a ver quien encuentra más símbolos “escondidos” en los monumentos y edificios de Roma, como el escudo del Vaticano.

¿Qué otros aspectos conviene tener en cuenta?

Cuando viajas con niños conviene tener en cuenta otros aspectos, además de los comentados anteriormente, como el de no cansarles demasiado. En Roma esto puede resultar complicado por la gran cantidad de lugares, museos y monumentos que ofrece la ciudad, pero tenemos que saber que viajando con niños, incluso sin ellos, es imposible verlo todo.

De manera que, lo mejor es hacer una selección de lo más importante pero sin acumularlo todo en un solo día. Si necesitas ayuda para tu itinerario te recomendamos leer el post Lugares Imprescindibles de Roma o contactar con nosotros para pedir información sobre un planning personalizado.

También es muy importante llevar contigo lo que llamamos el “kit de emergencia” por si durante una visita o en un determinado momento los niños se aburren. Te aconsejamos que lleves algún libro para colorear, cartas o juguetes para que puedan estar concentrados jugando y los más mayores puedan seguir disfrutando de las maravillas romanas.

Vista desde el río Tíber del Ponte Sant’Angelo y la Basílica de San Pedro

Precios especiales para niños

Los precios es otro de los aspectos importantes a la hora de viajar a Roma. En casi todos los lugares los más pequeños tienen el acceso gratuito o reducido. Por supuesto, te recomendamos informarte antes de comprar las entradas y de realizar las visitas pero aquí te dejamos algunos de ellos:

Monumentos y Museos:

Municipales: niños de 0 a 5 años gratis / de 6 a 25 años (de la UE) entrada reducida.

Estatales: niños de 0 a 17 años gratis / de 18 a 25 años (de la UE) entrada reducida.

Otros museos:

Museos Vaticanos: niños de 0 a 5 años gratis / de 6 a 18 años entrada reducida.

Cúpula de San Pedro: niños de 0 a 5 años gratis.

Necrópolis Vaticana: los menores de 15 años tienen la entrada prohibida / a partir de los 15 años el precio es el mismo que los adultos.

Catacumbas: niños de 0 a 6 años gratis / de 7 a 15 años entrada reducida.

Transporte:

Metro, tranvía y autobús: niños de 0 a 9 años gratis / a partir de 9 años precio adulto.

Trenes: niños de 0 a 3 años gratis / de 4 a 14 años 50% de descuento.

Monumentos para niños

Por otra parte, tienes que saber que algunos de los muchos monumentos y museos que hay en Roma pueden ser realmente interesantes o llamativos para los más pequeños. Obviamente, te aconsejamos visitar todo el centro ya que los principales monumentos, como la Fontana di Trevi o el Panteón, les impresionarán y despertarán rápidamente su curiosidad.

Pero, más allá del paseo por el centro histórico, no os podéis perder la visita al Coliseo, Foro Romano y Palatino, donde se divertirán a lo grande imaginando las luchas de los gladiadores o corriendo por las zonas verdes del Monte Palatino. Si, además, pueden observar in situ los restos arqueológicos comparándolos con las reconstrucciones de las ilustraciones que aparecen en los libros que te hemos recomendado, todavía lo pasarán mejor, tanto ellos como vosotros.

El Castel Sant’ Angelo es otro de los lugares que pueden ser curiosos para ellos, especialmente si les cuentas su historia o contratas una visita especializada con juego incluido. Y no sólo eso, el recorrido finaliza con las impresionantes vistas desde la terraza superior junto a la escultura del famoso Arcángel que la preside. Del mismo modo, la Cúpula de San Pedro también es una buena opción, aquí conseguirás que se cansen subiendo la larguísima escalera (se puede usar ascensor para un tramo), pero merecerá la pena cuando lleguéis arriba y podáis observar toda Roma desde lo alto.

Por otro lado, las Catacumbas llaman mucho la atención de los más jóvenes, aunque recomendamos hacer la visita con niñas y niños de más de 7-8 años ya que, si son más pequeños, puede que sientan miedo por la atmósfera, la oscuridad y los estrechos pasillos llenos de nichos.

Y, finalmente, te aconsejamos dos visitas con realidad virtual: las Termas de Caracalla y la Domus Aurea. Estas dos zonas arqueológicas, impresionantes en sí mismas, han añadido en los últimos años las gafas de realidad virtual que todavía impresionan más, tanto a niños como adultos. En las Termas de Caracalla podrás añadir la realidad virtual a la entrada pagando un plus, sin embargo, en la visita de la Domus Aurea ya está incluida.

¡Estas experiencias no los dejarán indiferentes!

El Coliseo, uno de los monumentos que más gusta a los niños y niñas

Visitas y actividades para niños

Como ya hemos resaltado varias veces, es importante llevar a los niños a los lugares más adecuados para ellos y fomentar su interés contándoles historias, haciendo juegos, etc. Pero también es importante contratar al menos alguna visita guiada o actividad exclusiva para niños, pues es la mejor forma de que aprendan y se diviertan a la vez.

En Recorriendo Roma también realizamos visitas exclusivas para niños, como La Caza del Tesoro en el Coliseo o el Trivial del Castel Sant’ Angelo. Además, son un servicio exclusivo que se puede modificar dependiendo de la edad y de los intereses de los niños y niñas.

Igualmente, recomendamos la del Museo di Stadio Domiziano, bajo la Plaza Navona, donde la misma dirección del museo organiza eventos y actividades para niños. Puedes reservar directamente en su web oficial.

Otras actividades para niños:

Como puedes ver, existen muchas otras actividades en Roma: los espectáculos de marionetas gratuitos que se celebran todos los domingos por la mañana en el Gianicolo, donde además podréis ver el cañonazo de las 12:00, algo que gusta a pequeños y mayores. También los mercadillos navideños, como el de la Plaza Navona (el cual se celebraba antes del Covid y que esperamos que vuelva), que incluyen juguetes y atracciones para niños. O parques como el de Villa Borghese, donde se divertirán a lo grande en esta enorme zona verde que incluye un zoo y un lago para realizar paseos en barca.

Sea como sea, en la Ciudad Eterna existen multitud de opciones para conseguir que el viaje en familia sea inolvidable. Tal y como hemos visto, se podría decir que el secreto es una buena organización, informarse previamente de la oferta disponible y conseguir disfrutar de ella al máximo.

Así que no lo dudes más… ¡Roma os espera!

Tiovivo del mercadillo navideño de la Plaza Navona

Deja tu comentario

Your email address will not be published. All fields are required.